CUBC (@cubc)
Feb 21st 2019, 11:07 pm
43 Vistas

PRÓLOGO
En pocas ocasiones podemos tener la oportunidad de leer sobre visiones nuevas de problemas conocidos, y una visión así es la que tenemos ahora en nuestras manos.
Con una escritura amigable, tanto para los estudiosos de la ciencia del Derecho Penal como con ajenos a la misma, encontramos en la obra del Doctor Franco Conforti una investigación completa sobre la Justicia Penal restaurativa con un enfoque multi disciplinario.
El hecho jurídico penal de manera común se estudia en la dogmática jurídica como el aspecto central del delito a través de los aspectos internos y externos de la conducta y sus consecuencias materiales y legales; pero el estudio del Doctor Conforti llega mas allá de esos límites traspasando las fronteras de la dogmática penal para hacer un análisis desde la justicia restaurativa.
Tres han sido las transformaciones en la manera de pensar a la víctima y sus derechos. Primero tal vez fue la paz pactada entre los ius naturalistas y los formalistas a raíz de la interpretación de El Concepto del Derecho de Hart, siguió el cese de contiendas entre los dogmáticos ius penalistas y los criminólogos a finales del siglo XX para poder llegar al entendimiento y convivencia pacífica entre los victimólogos recién nacidos de la criminología y los penalistas, que finalmente aceptaron que la víctima es el objeto central de atención del Derecho Penal, lo que nos lleva a la reflexión de la transformación del Derecho Penal hacia un derecho victimal en el Siglo XXI. En este contexto leemos con atención y asombro la obra del Doctor Conforti, que, con valor, defiende una nueva visión del hecho penal como un hecho restaurable hacia la víctima y la sociedad.
Los dos capítulos que integran su obra estudia la evolución en la historia del derecho de sanción y su propio enfoque del Derecho Penal, en donde explica delito, daño y hecho jurídico, para aportar sus ideas sobre el «instituto de restauración», como él mismo le denomina. De gran importancia vemos el diagrama que en su obra expone sobre el nuevo enfoque del Derecho Penal, en el que distingue entre el hecho jurídico reparable, el punible y el restaurable.
Hace un abordaje integral del instituto de restauración, tal y como vemos nosotros a la atención que debe brindarse a una víctima.
Hay culpables de la desatención de la víctima en el Derecho Penal, y en efecto coincido con el autor en ello. Los abogados somos los que hemos transformado los conflictos en litigios, y tal vez por ganar nos olvidamos a quién representamos cuando en realidad en un litigio penal nadie gana, pero en una visión de conflicto puede haber paz entre las partes y eso debe considerarse una meta ganable. Así es como los litigantes hemos buscado reparar el hecho desde la óptica económica o material y hemos descuidado restaurar la dignidad de quienes fueron partes en el litigio. El hecho restaurable tiene una connotación más humana, más victimológica y más hacia una cultura de la paz.
No podemos dejar de comentar el concepto del autor sobre el hecho jurídico restaurable distinguido del hecho jurídico reparable. Así sostiene el autor lo siguiente:
a) «Hecho jurídico punible» es aquel hecho castigado con una pena.
b) «Hecho jurídico reparable» es aquel hecho que es «susceptible de ser valorado económicamente»
y en consecuencia ser indemnizado en dichos términos económicos.
c) «Hecho jurídico restaurable» es aquel hecho que «no admite valoración económica y que no es indemnizable en dichos términos».
En resumen, la obra que tenemos ante nosotros es una gran contribución para el análisis del hecho jurídico penal dejando a un lado los antiguos atavismos legales de resolver litigios y no solucionar conflictos. Estoy seguro de que será de una gran utilidad tanto para los abogados como para los mediadores y restauradores sociales.
Dr. Gonzalo Francisco Reyes Salas